jueves, 26 de abril de 2012

Si yo, tu




Si yo, tú...
Si caes, yo contigo y nos levantaremos juntos en esto. Si me pierdo, encuentrame, si te pierdes yo contigo y juntos veremos las estrellas y sabremos cual es nuestro destino, y si no existe lo inventaremos... Si la distancia es el olvido haré puentes con tus abrazos, pues lo que tu y yo hemos vivido no son cadenas, ni siquiera lazos, es el sueño de cualquier amigo, es pintar un "TE QUIERO" a trazos y secarlo en nuestro regazo. Si yo... tú. Si dudo, me empujas, si dudas te entiendo. Si callo, escucha mi mirada, si callas leeré tus gestos. Si yo... tú, si tu yo también. Si lloro, ríe, si ríes lloraré, pues somo el equilibrio, dos mitades que forman un sueño. Si yo... tú, si tú yo contigo. Y si te arrodillas haré que el mundo sea mas bajo, a tu medida, pues aveces para seguir creciendo hay que agacharse... Si me dejas, mantendré viva la llama hasta que regreses, y sin preguntas seguiremos caminando. Y sin condiciones te seguiré perdonando. Si te duermes, seguiremos soñando que el tiempo no ha pasado, que el reloj se ha detenido. Y si alguna vez la risa se te desaparece, se te secan las lagrimas y la ternura, estaré a tu lado, porque te amo, y siempre te amaré. Jamás me dejes, pues el amor es como Don Quijote, solo recobra la cordura para morir. Ámame en mi locura, pues mi camisa de fuerza eres tú, y eso me calma, y eso me cura... Si yo... tú, si tú... yo. Sin ti, nada. 
Sin mi... si quieres prueba.

sábado, 14 de abril de 2012



"...Siempre fui seria y solitaria... No quiero estar sola de nuevo..."

miércoles, 11 de abril de 2012

Beauty Fantasy...




Como el invierno cargado de nieve que se ha vuelto primavera... llegamos al final del camino. Nunca dije adiós. Pero se que viviendo separados, era como un cuchillo atravesándonos a ambos en el corazón. No tenía caso que nos llamáramos o nos escribiéramos cartas. Todo sentido se habría perdido si no nos podíamos abrazar. Todas las noches podía sentir su descarga de desesperación dentro de mí, que nunca pudo decir en palabras. Se sentía mas profundo que nada. Todavía siento remordimientos. Viviendo sin él asi, aveces siento como si todo fuera un sueño. En especial cuando nieva fuerte, como esta noche... En una noche fría como esta. Alguien, por favor, que lo caliente por mí...

martes, 10 de abril de 2012

sleepless




"...Sin embargo, una vez que subió al escenario... no pude quitarle la vista de encima, y fue cuando nuestras miradas se encontraron... Los sentimientos que llegaron a mí ese momento, son indescriptibles. "Atracción" o "Amor" ni siquiera se acercan a ese nuevo sentimiento que me tocó... Celos, envidia e impaciencia, todos se mezclaron... seguidos por deseos... Sentía que no importaba que tan duro trabajaba, no podría alcanzarlo nunca..."
-Nana-san

lunes, 9 de abril de 2012




A veces me gustaría volver el tiempo atrás, para remendar algunas cosas, para aprovechar otras oportunidades, para disfrutar de gente que hoy no esta, para volver a vivir momentos que me encantaron.. Pero se que la vida consiste en vivir el hoy como un día único, porque no se puede volver el tiempo atrás.. Así que tomo cada error como enseñanza y guardo cada momento especial como un tesoro preciado...


Todos merecemos ser felices, y la felicidad nos llega a todos.. Solo hay que saber descubrir en que forma se nos 

presenta y así disfrutarla.. Hasta las cosas mas simples vienen colmadas de felicidades..

martes, 3 de abril de 2012

Paradise city...




Si deseas que tus sueños se hagan realidad... solo debes despertar.

No creo en el amor...




“No creo en el amor.” 
Estas cinco palabras salieron de mis labios fácilmente sin pensar, haciendo que de los ojos de mi mamá salieran lágrimas al estilo cataratas del Niagara. 
“Es mi culpa,” dijo avergonzada. 
“¿Cómo podría ser tu culpa?”
“De niña te leí demasiados cuentos de hadas, has estado esperando a un príncipe azul y es por eso que estás tan decepcionada del amor. Te debí haber dicho que el príncipe azul no existe, que no va a llegar en su caballo blanco. En su lugar existe un hombre que vale la pena, que sabrá ver en ti una princesa, y te hará muy feliz.  Por favor no dejes de creer en el amor.”
Las palabras de mi mamá dieron vueltas en mi cabeza, una y otra vez… irónicamente, en esa etapa de mi vida estaba trabajando para la compañía culpable de mis “imposibles ilusiones”… Disney. Sí. Yo era una “princesa Disney”, al menos en Latinoamérica. ¿No les parece gracioso? ¿Una chica Disney que no creía en el amor? ¿Acaso era yo parte de ésta gran mentira? ¿Estaba dándoles falsas esperanzas a las adolescentes que me veían todas las tardes? Fue entonces cuando la vida me tomó de sorpresa y sufrí un gran golpe. LITERAL.  Rodé por las escaleras en un set de grabación y no me pude levantar. Tuve una hemorragia interna que afectó mi nervio ciático, por lo que cada movimiento que hacía traía consigo un eléctrico dolor que ocasionó que me quedara en casa por tres semanas sin moverme. Tal vez en comparación de muchos otros accidentes fatales esto no era tan grave, pero para alguien tan hiperactiva y sensible como yo trajo problemas que nunca me hubiera imaginado. En primer lugar me encontraba en un país ajeno al mío, y mis papás no podían volar para cuidarme debido a que los aeropuertos se encontraban cerrados bajo estricta orden por causa del “virus de la influenza H1N1.” La mayor parte del día la pasaba dormida porque los medicamentos recetados eran muy fuertes. El poco tiempo en el que estaba despierta lo usaba para ver televisión, leer libros y hacer reír con comentarios sin sentido (culpo a los medicamentos) a mis amigos que me visitaban. Extrañé a mi familia, a mi país y en secreto anhelaba que un príncipe apareciera en mi vida para salvarme, o cuando menos hacer más llevadera mi recuperación. Una noche tuve un sueño, o tal vez no lo fue… me sentía tan atrapada y confundida por lo que me había estado sucediendo que ya no sabía si estaba dormida o despierta. Fue en ese momento que me cuestioné muchas cosas, así que sin pensarlo comencé a escribir en la computadora con el afán de desglosar mi telaraña de sentimientos…. tal vez en la pantalla tendrían más sentido. Comencé a soñar despierta. Así, nació Leila, quién me enseñó por medio de su historia a apreciar las pequeñas cosas de la vida.
No soy escritora. Pero tengo algo que contar. Si algo aprendí a lo largo de estos años de carrera es la capacidad de contar historias. Quiero compartir con los adolescentes lo que entendí estando en cama esperando recuperarme. 
Los cuentos de hadas no existen. El príncipe azul no combatirá dragones para salvarte ni llegará en un caballo blanco.  Pero sí podemos vivir la belleza del mundo real, en el que el chico de nuestros sueños llegue un poco temeroso… a tocar el timbre.

GRACIAS...



A todos los que me han ayudado de alguna manera, han confiado en mi y compartido este sueño conmigo, GRACIAS. 
Y principalmente a todos los sapos que se presentaron en mi camino para romperme el corazón haciendo que cuestionara el amor verdadero. Gracias por hacerme fuerte, porque con cada tropiezo aprendí y soy sumamente feliz. Por enseñarme que los príncipes de sangre azul no existen... pero en cambio existe uno de carne y hueso... sólo para mi.
Y después de las lagrimas, hoy despierto del sueño.

Set my soul on fire.






A veces, tenemos ganas de gritar, de llorar, de decir todo lo que el corazón tiene dentro, pero uno no se atreve, por miedo, decepción o simplemente por evitar el dolor, pero pasan los días y cada vez te sientes más culpable por no haberlo hecho. 

Ahora vuelves a observar a ese ángel, pero ahora no sólo te sonríe, sino que ahora te habla dulcemente te invita a conocerla y hace que entres a su mundo pero sobre todo te ILUSIONA, sientes que no existe un mejor momento que el que estás viviendo, que todo es perfecto, pero ¿Cómo terminará la historia?, puede ser un final feliz, PERO, también puedes en solo segundos pasar de la felicidad a la tristeza, cuando ese ángel te dice que ese amor "MUTUO" es un amor imposible, que se a terminado que ha pasado, y que sólo pueden seguir siendo amigos...

En ese momento. 

¿Qué es lo que sientes? ¿tristeza?¿decepción? o unas ganas profundas de llorar, de sacar todo ese dolor que ha llenado tu corazón, pero uno nunca lo hace, y es por el mismo amor que le tienes a ese ángel, no importando tu 
dolor personal, solo pensando en que ese angelito no se ponga triste, que gran sacrificio, SUFRIR PARA NO HACER SUFRIR, pero literalmente el tiempo ayuda a superarlo pero sabemos que la realidad es otra, y esto se vuelve, una historia inolvidable de tu vida, historia la cual siempre recordarás con ternura aunque tiempo atrás esta te haya hecho sufrir, aunque aun te haga sufrir. 

Debemos disfrutar cada uno de los momentos de la vida principalmente el amor porque a veces cuando decidimos recibir amor que antes rechazábamos ya es demasiado tarde, y a pesar de nuestra juventud no dudemos que el amor verdadero puede llegar.


memories...



Es curioso cómo son las cosas. Lo que ayer era para siempre, hoy parece que nunca existió